RSS

La vida, mi bicicleta

martes, 15 de enero de 2008

¿Te acordás cuando aprendiste a andar en bicicleta?.

¿Te acordás de cuando subiste y sentías que perdías el equilibrio, tus viejos te sostenían y ahí te sentías seguro sin el miedo constante de caer?. Ellos te hacían pedalear y te soltaban para que siguieras solo, pero en cuanto te percatabas que ya nadie te sostenía caías al piso y te lastimabas, te raspabas y eso dolía, y te hacía pensar si querías subirte de nuevo. Te daban ganas de renunciar y dejarla tirada, pero ellos te decían probá de nuevo y también sentías en el fondo que si no lo hacías era un fracaso personal. Pero de todos modos querías aprender a andar, querías sentir el viento en tu cara y sentir que lo lograbas, que vos solo podías manejarla. ¿No te hacía crecer un poco?. Hoy en día todos estamos aprendiendo a andar esta bicicleta que es la vida, nos caemos, nos lastimamos y siempre hay gente alrededor que nos ayuda, nuestros amigos, nuestra familia. Muchas veces nos da miedo y no nos dan ganas de volver a subirnos, pero... ¿no pensás que eso te haría sentir que te perdés de algo?. Porque a fin de cuentas, ¿que tendría de divertido andar en bicicleta si no corrieras el riesgo de caerte?.
¿Sentís el viento rozándote la cara?.

Leandro

5 niños perdidos dicen:

Luchi dijo...

si la vida es como andar en bicicleta, ya me debo haber caido quinchimil veces, pero prefiero compararla con andar en auto por que todavia noa prendi a ahcerlo a manejar por ende, eso tendria que querer decir que todavia no aprendi a andar en la vida, pero en realidad alguna vez aprendemos a andar?, siempre nos caemos, ya veces quien pensas que te agarra te suelta, pensas tener a un monton de personas pero cuando te das cuenta de que se va una pareceria ser que en mi bicicleta ya no queda nadie que me sostenga, es entonces que tendre que aprender a andar sola.

un beso y gracias por apsarte por mi blog.


luchi=)))

Luchi dijo...

Me olvide solamente vine a contestarte la pregunta que dejastes en el mio, y me colgue con tu texto que parece bastante bueno.
La princesa de mi cuento ya esta bien por suerte no s epor donde andara, pero mejor que antes esta. Lo escribi para una amiga pero ya es demasiada informacion


saludos

La Condesa dijo...

Hola, gracias por pasarte por mi blog y recomendarme esa página.
Me gusto mucho tu reflexión, pero yo no comparo la vida con un bici, sino con el juego, El que no arriesga no gana, la vida es como una ruleta nunca sabes lo que te a tocar, todo depende del destino. Pero si no jugas que tiene de divertido?
Saludos.

MaRy dijo...

Perdon por el contraste, es q a mi me gusta! =P. Usmeaba por tu blog y esta bueno. Para los ojos hace un te y dejalo enfriar y con eso te los enjuagas o en su defecto colirio! =P jaja. Beso!

nennella dijo...

Esa sensación de aprender a ir en bicicleta me transportó a mis tiernos nueve años! Fiuuu! cuánto ha llovido desde entonces!! Fue mi padre quien me enseñó...

Qué cosas, aprender a ir en bici para después pasear no es ni más ni menos que la vida misma... Los padres te enseñan, pero luego eres tú el que se aventura...

Haciendo balance, se podría decir que en estos momentos mi "bici" está un poco golpeada, tiene el manillar torcido y las ruedas emparchadas, pero todavía funcionando!